Tu carrito

¿Cómo puedo saber que tipo de cabello tengo?

¿Cómo puedo saber que tipo de cabello tengo?

Jan 28, 2021

0 comentarios

José Manuel Triguero Martín

Conocer qué tipo de cabello tenemos es primordial para mejorar nuestra rutina de cuidado y conocer que productos debemos de utilizar. Para determinar el tipo de cabello que tenemos, hay diferentes aspectos que debemos de tener en cuenta. En este post te contamos como saber el tipo de cabello que tienes.

Hay 6 factores que debes de tener en cuenta a la hora de conocer el tipo de cabello y son fácilmente medibles. Esto nos dará una idea de nuestro cuero cabelludo.

1. Densidad del cabello

Simplemente con mirarnos en el espejo podemos determinar la densidad o cantidad de cabello que tenemos. Para conocer qué tan denso es, ponte delante del espejo y coge un gran mechón de pelo.

  1. Escaso: Puedes ver tu cuero cabelludo alrededor del mechón.
  2. Moderado: Puedes ver suficiente cantidad de pelo alrededor del mechón.
  3. Abundante: Es difícil ver tu cuero cabelludo alrededor del mechón.

2. Diámetro del cabello

El diámetro del cabello no está relacionado con si parece que tenemos mucho o poco cabello. El diámetro del cabello es simplemente conocer cómo de grueso es cada uno de nuestros cabellos. Sólo basta con que cojas un solo cabello entre tus dedos y ver qué es lo que sientes para determinarlo.

  1. Fino: No sientes apenas el cabello entre tus dedos.
  2. Moderado: Sientes el cabello entre tus dedos.
  3. Grueso: Sientes como si tuvieras un hilo entre tus dedos.

Conocer esto, te ayudará a saber más de tu cabello. Tener un cabello fino, es fácil de peinar, pero también es el que más sufre con el uso de las planchas y secadores. Usa siempre un protector de calor para protegerlo antes de secarlo y peinarlo, no queremos que se debilite más. Para darle volumen, utiliza siempre champús sólidos y mascarillas que lo aporten. Estos productos harán que engorde nuestro cabello y dará sensación de mayor cantidad y más movimiento.

Un cabello grueso tiende a tener más frizz por lo que necesitarás una mayor hidratación que un cabello fino. Es más difícil de peinar por su dureza, pero levanta envidias, ya que tu peinado durará más tiempo siempre perfecto y será la envidia de todas. El cabello grueso ofrece un sinfín de posibilidades a la hora de hacer peinados y recogidos. Es un pelo muy manejable con lo que si eres un poco apañada podrás conseguir peinados muy interesantes.

Un cabello moderado, esta entre los dos mundos, se peina mejor que el grueso, pero menos que el fino. Es un pelo agradecido ya que cualquier tipo de peinado que le hagas durará y lucirá gracias a su volumen y cuerpo.

3. Porosidad del cabello

La porosidad del cabello nos indicará como absorbe la humedad tu cabello, al igual que químicos o productos, entre otros.

Aquellos cabellos con una porosidad baja tienden a secarse más lentos y es fácil que se amontone el producto ya que no se absorbe bien. En cambio, aquellos cabellos con una alta porosidad, se secan más rápido y absorben más producto. Siempre te recomendamos que no uses muchos químicos en tu cabello para evitar dañarlos y uses productos naturales como jabones artesanos o champús sólidos.

Para conocer la porosidad del cabello, cogeremos un cabello y lo pondremos en un recipiente con agua, y veremos donde se queda dentro del líquido.

  1. Baja porosidad: El cabello se queda en la superficie del agua.
  2. Moderada porosidad: El cabello se queda en un punto intermedio del recipiente.
  3. Alta porosidad: El cabello se hunde en el agua.

Esto puede parecer no muy importante, pero te ayudará a la hora de aplicarte acondicionadores a tu cabello sabiendo la medida que debes de aplicar o usar.

4. Textura del cabello

La textura del cabello es un parámetro que puede variar conforme pasa el tiempo. Para poder averiguarlo, deja que tu cabello se seque unos días naturalmente. Luego, ponte delante del espejo, y fíjate la forma que tiene.

  1. Cabello lacio: Tu cabello se ve recto, sin curvas.
  2. Cabello ondulado: Tu cabello tiene algunas curvas, pero no llegan a estar bien definidas.
  3. Cabello rizado: Tu cabello tiene curvas definidas.

Los cabellos rizados tienen tendencia al encrespamiento. Son cabellos que necesitan mucha hidratación y cuidado, ya que suelen ser mucho más seco y quebradizo que los ondulados o lisos. A la hora de peinarlos, aconsejamos que elimines toda la humedad antes de aplicar cualquier utensilio de calor que lo deshidrata. Eso sí, podrás presumir de ondas increibles. En la hidratación tienes la clave de este tipo de cabello.

Los cabellos ondulados, no poseen un rizo tan marcado como el anterior, suele ser grueso y menos seco que el cabello rizado, pero se enreda con facilidad. Con este tipo de cabello te aconsejamos que uses un buen acondicionador y una mascarilla una vez a la semana y peinarlo a menudo para que no se parta.

Los cabellos lacios, tienen una caída increíble, poseen menos volumen que los anteriores, pero con mucho más brillo. Para este tipo de cabello aconsejaríamos que evitarás el exceso de acondicionador o de mascarillas sino quieres que de sensación de grasiento y apelmazado, y como siempre aplicar de medios a puntas. Si deseas que coja un poco más de cuerpo, usa un champú sólido que le aporte volumen y seca tu pelo con la cabeza hacia abajo y obtendrás un pelazo al instante.

5. Elasticidad del cabello

Mientras más elástico tengas el cabello, más sano estará. En caso de no tener un cabello elástico, recuerda que todo tiene remedio y hay tratamientos para fortalecerlo y lograr una mejor apariencia. Este es un indicador de que fácil es estirarlo para lograr diferentes peinados.

Para averiguarlo, coge un cabello y estirado poco a poco.

  1. Baja elasticidad: Tu cabello se rompe apenas lo estiras.
  2. Alta elasticidad: Tu cabello puede expandirse más que su tamaño original.

6. Cuero cabelludo

El cuero cabelludo es uno de los aspectos que estamos más acostumbrados a escuchar e influye en nuestra rutina de lavado y cómo luce normalmente. La naturaleza de nuestro cuero cabelludo está definida por cuánta grasa produce. lo cual es más visible cuando dejas de lavar tu cabello un día.

  1. Cuero cabelludo seco: Al día siguiente ves escamas en tu cabello.
  2. Cuero cabelludo normal: está igual que el día anterior.
  3. Cuero cabelludo graso: Al día siguiente tu cabello se siente sucio y grasoso.

Si tienes un cabello seco te recomendamos que siempre uses acondicionadores y no uses herramientas de calor, es un pelo que tiene poca grasa y se rompe con bastante facilidad. Tendrás el odiado efecto encrespado y esa sensación de textura de estropajo, en lugar de pelo sedoso. ¿Te ha pasado?

Para eliminar esa sensación de tu pelo y cuidarlo es importante una buena hidratación con mascarillas que posean queratina y sean muy hidratantes, champús reparadores y peinarlos a menudo para que segregue más grasa y circule la sangre por el cuero cabelludo.

En cuanto a un pelo graso, lo más recomendable son lavados frecuentes con jabones que contengan la menor cantidad de químicos posibles, se deben usar champús muy suaves. Si usas suavizantes o mascarillas, la raíz está prohibida tocarla, si no quieres que de la sensación de haberte lavado la cabeza con la botella de aceite.

Si posees un cabello normal,¡enhorabuena! Es el cabello que todas desean conseguir. La ventaja que no necesitas ningún cuidado especial, eso si una buena mascarilla y un champú cada quince días y a lucir siempre esa melena de anuncio.

Para todo lo anterior siempre es aconsejable usar champús que no usen SLS, ni siliconas ni parabenos que, en lugar de ayudar a nuestro pelo, lo empeoran. Por eso en nuestra tienda online, podrás encontrar una variedad de champús sólidos para cada tipo de cabello que ayudarán a cuidar tu melena.

Siguiendo algunos de los consejos que te hemos dado en el post, lucirás una melena radiante sin mucho esfuerzo.

¿Qué te ha parecido? Déjanos tu comentario abajo, ¡te leemos!

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen