MICROPLÁSTICOS: ESE ENEMIGO SILENCIOSO

Empezaremos este post del blog comentando lo que se considera microplásticos y los diferentes tipos que podemos encontrar y finalizaremos dando algunas pautas para poder evitarlos.

Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico que contaminan el medio ambiente, aún se debate a partir de qué tamaño se debe de considerar o no, pero todo aquello que este por debajo de 5 mm ya es considerado microplástico.

Podemos encontrarnos dos tipos:

  • Los primarios: que son los que se fabrican para ser utilizados en productos.
  • Los secundarios: que son debidos al proceso de deterioro de desechos más grandes de plástico.

El gran problema de estos compuestos está en que no se desintegran en su totalidad y quedan en el medio ambiente siendo absorbidos o ingeridos por multitud de organismos y pasando a la cadena alimenticia, de la que formamos parte.

Fuentes de microplásticos

Podemos encontrar microplásticos de diferentes fuentes

Neumáticos de automóviles y camiones: Están fabricados de caucho y un 60% de plástico (estreno butadieno). El desgaste de los neumáticos contribuye de manera significativa al flujo del plástico al medio ambiente.

Industria cosmética: Algunas empresas han reemplazado ingredientes naturales exfoliares por microplásticos. Estos productos están compuestos por poliestireno, pero también por polipropileno, tereftalato de polietileno y nailon. Entre ellos nos podemos encontrar pastas de dientes, cremas, champús, exfoliares, cremas para quemaduras solares, maquillaje y productos de higiene.

Ropa: Aunque no lo parezca, también aquí los encontramos, en tejidos como la poliamida, nailon, poliéster o acrílico, liberan microfibras en cada lavado, las cuales no pueden ser filtradas ni por las lavadoras ni por las depuradoras de agua.

Botellas de plástico: Se encontró microplásticos en el agua embotellada. En comparación con el agua de grifo, el agua de las botellas de plástico contenía el doble de microplásticos. Parte de esa contaminación proviene del proceso de embotellado y envasado del agua.

Utensilios de cocina: Cucharas de plástico, tenedores, cuchillos, tazas, pajitas, tapas de botellas, bolsas de plástico, etc., pueden liberar microplásticos al degradarse.

Bolsitas de té: Puede parecer mentira, pero es cierto, algunas bolsas de té contienen una especie de esqueleto de polipropileno. El cual se rompe en trozos más pequeños cuando el papel se degrada o descompone en la tierra.

Colillas de cigarrillos: Los filtros de los cigarrillos, o comúnmente llamadas colillas, están fabricadas de un plástico denominado acetato de celulosa, que se degrada en pedazos de plástico cada vez más pequeños, en forma de microplásticos. Pero ten en cuenta que cuando tiramos la colilla al suelo, no sólo estamos tirando ese plástico, sino también la nicotina, los metales pesados y otros productos químicos.

Césped artificial: Se calcula que los campos de césped artificial constituyen una fuente importante de microplásticos para el medio ambiente, entre 18000 y 72000 toneladas al año, según un estudio de la Comisión Europea.

Pelotas de tenis: La capa externa de las pelotas está fabricada de tereftalato de polietileno (PET), el mismo material que se usa para hacer las botellas de leche de plástico. Este plástico con el uso se va desgastando y convirtiendo en polvo.

Alimentos que ingerimos: Recuerda lo que comentábamos anteriormente, estos plásticos se han introducido en nuestra cadena alimenticia, y se han llegado a encontrar en la cerveza, la miel, la sal de mesa, en marisco y en las sardinas o anchoas, entre otros muchos.

¿Son perjudiciales los microplásticos?

Según algunos estudios, el ser humano ingiere unas 50000 partículas al año aproximadamente de estos microplásticos. Los expertos aún no están del todo seguros sobre las cantidades que nuestro cuerpo puede absorber o tolerar o el daño que nos puede causar. Aunque hay estudios que indican que el efecto acumulativo de dichos plásticos podría llegar a ser nocivo, debido a que se fabrican con productos tóxicos nocivos, y una acumulación de dichas toxinas podría afectar, con el tiempo al sistema inmunológico.

¿Qué podemos hacer nosotros para evitar los microplásticos?

Movimientos como el de Zero Waste, han tomado las riendas del tema y recomiendan evitar el uso de plásticos de un sólo uso y apostar por materiales reutilizares y degradables. Solamente con que cambies tú botella de gel o champú que son de plástico por jabones artesanos o champú sólidos ya es un paso en esta lucha, como los que podrás encontrar en nuestra tienda.

Pero hay muchas más opciones que te brindamos a que descubras y que luchemos para reducir la cantidad de plásticos en nuestro medio ambiente.

Te invitamos que leas también el siguiente post sobre el movimiento Zero Waste, si aún no lo conoces o no sabes por donde empezar.

Te dejamos una serie de consejos para limpiar el aire de tu hogar de microplásticos.

  • Abre las ventanas con asiduidad.
  • Aspira, barre y limpia regularmente.
  • Usa un purificador de aire o humidificador.
  • Usa velas de cera de soja (mecha sin plomo).
  • Prepara un spray doméstico con agua y una cucharada de bicarbonato de sodio. refrescará y desinfectará el aire atrapando partículas.
  • Quítate los zapatos al entrar en casa.

¿Sabías estos datos? ¿ Qué te ha parecido el post? Déjanos tu comentario abajo, ¡te leemos!


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.